Category: Big win

Logros sin pausa ganadores

Logros sin pausa ganadores

Timeshift Very Paausa. No puede ser equipado por ningún personaje y puede ser usado en la Sintetización de una armadura por Hades más tarde en el juego. Preguntas Frecuentes.

Logros sin pausa ganadores -

Se trata de un disco que fue grabado en una larga gira entre varios estudios por varios países, invitando a amigos músicos de cada país a participar en el proyecto. La gira de lanzamiento sería igualmente un recorrido por varios países que fue truncada por la pandemia. Se cancelaron shows en México, Chile, Uruguay y Ecuador.

Y muchas gestiones para llevar el show a más países quedaron en pausa inicialmente y luego fueron canceladas. De todas maneras, el disco continuó saliendo en forma de un sencillo a la vez y se terminó de lanzar en mayo de Ricardo Pita abrió los conciertos en Ecuador de la gira Salvavidas de Hielo del cantautor Jorge Drexler, con quien cantó a dúo en varias ciudades.

Ha compartido escenario con Luís Alberto Spinetta en su única presentación en el Ecuador, Kevin Johansen, Babasónicos, Monsieur Periné, Adan Jodorowsky, El Kanka, El Cuarteto De Nos, Totó La Momposina, entre otros.

Fue invitado a participar en el Festival Internacional de Trova de Yucatán junto a Caetano Veloso, Natalia Lafourcade, Silvio Rodríguez y Pablo Milanés. Participó en el festival de cantautores de Alta Gracia, Córdoba en Argentina, en el Brotes Jóvenes de Chile, en el Buenos Aires Celebra de Argentina, en el Música da Rúa de Río Grande do Sul de Brasil, y en los más importantes festivales del Ecuador.

Sus shows en vivo se caracterizan por una gran variedad musical y por estar cargados de mucho humor. Es un show de cantautor tocado en trío, con máquinas, sintetizadores, guitarras, voces, loops y visuales en vivo.

Se trata de presentaciones en las que el público juega una parte muy importante. Este último año he escrito más canciones que nunca y lo sigo haciendo.

Tuve algunas actividades vía online pero la verdad es que no logré nunca disfrutarlas del todo. Por ello decidí hacer una pausa hasta que se reactiven las cosas y poder rearmar el proyecto de una manera más minimalista y al mismo tiempo más poderosa, haciendo mi música de cantautor con arreglos de música electrónica.

Espero poder presentarlo muy pronto en vivo. La noticia del Premio Ibermúsicas de composición me encontró haciendo cuarentena encerrado en un cuarto de hotel, muy aislado y extrañando a mi gente. Mi método compositivo siempre es muy diferente. A veces me puede encontrar caminando y cantando alguna melodía a la que luego le busco letra.

Otras veces jugando con acordes encuentro algo que me gusta y le busco melodía. Y a veces hago el ejercicio de escribir textos a los que, si me gustan, les busco la vuelta para hacerlos canción.

Me gusta que sea variado para mantenerlo entretenido. Igual no creo que haya manera de aburrirse de escribir canciones. Es mi placer máximo. Su nueva producción discográfica, La Casa Rodante, cuenta con diez canciones, fue grabado entre España, Chile, Argentina y Ecuador, con más de 25 colaboradores, ha sido lanzado un sencillo a la vez, llegando todos al número uno de las radios locales.

Amo lo que hace Ibermúsicas. Y me parece hoy más importante que nunca. El espíritu de los músicos necesita de ese incentivo a seguir creando, a seguir motivado. La música y el arte en general son la estampa de identidad de los pueblos, y sin este tipo de apoyos podríamos caer en un desaliento que empiece a mermar el interés por la creación.

CANCIÓN GANADORA. Rafael Osvaldo Minga Mendieta es guitarrista, cantautor, compositor y arreglista. Nació en la Ciudad de Loja. Además es Licenciado Pedagogo-Instrumentista en la Especialidad de Guitarra.

Realizó estudios académicos en la ciudad de New York en The Collective School of Music. La pandemia me encontró dando clases y haciendo presentaciones. Definitivamente la vida con la pandemia sí me cambió, pero ha sido un tiempo valioso que he tratado de aprovechar componiendo y, en la medida de lo posible, dando clases virtuales.

Paralelamente realicé tres conciertos vía streaming. La letra de la canción ganadora la trabajamos conjuntamente con una prima de mi esposa que se llama Belén Abad, que la escribió un poco antes de la pandemia.

En cuanto a la música, la fui componiendo a la par con la letra, y traté de fusionar ritmos autóctonos ecuatorianos. Mi forma de componer siempre es diferente, a veces parto de un tema o motivo, y me dedico a trabajar sobre eso, otras veces, si tengo una letra, compongo la música y en otras ocasiones, si ya tengo la música, voy tratando de acoplar el texto a lo que tengo.

En su trayectoria musical Rafael Osvaldo Minga Mendieta se ha desempeñado como guitarrista profesional ejecutando una gran variedad de géneros musicales entre los que destacan el flamenco, rock, jazz, latin jazz, pop, tango, zamba y música ecuatoriana.

También viajó acompañando caravanas artísticas con la Embajada Ecuatoriana a Estados Unidos, Venezuela, España, Cuba, Perú y Colombia. Ha participado en dos ocasiones en el Festival del Requinto en la ciudad de Quito y una en la ciudad de Loja. En y recibió la Condecoración Salvador Bustamante Celi, como embajador del arte musical y formador de juventudes, otorgadas por la Municipalidad de la Ciudad de Loja.

En diciembre del recibió un reconocimiento por su carrera artística en Estados Unidos por parte de la Municipalidad de Newark y por el Centro Social Loja de New Jersey.

En el Municipio de Loja le realizó un Homenaje de reconocimiento al músico Lojano. El Programa Ibermúsicas es muy necesario y valioso para dar a conocer las composiciones de los nuevos talentos a nivel latinoamericano y por todo el apoyo económico que brindan, que sobre todo en tiempos tan complicados como lo ha sido en esta pandemia, significó un gran apoyo tanto para mí como para mi familia.

El logro de 'Adquirir todas las armas' es casi autoexplicativo, pero no dice que son casi las herramientas de destrucción que deberemos coleccionar y que para obtenerlas todas deberemos superar el título en los 5 modos que nos ofrece, complicando cada vez más las cosas a medida que avanzamos hasta llegar a un punto en el que se convierte en ridículamente desafiante, donde morir es lo que más habitualmente vamos a hacer.

Sinceramente, hay pocas razones por las cuales uno dedicaría tantas horas y tanta paciencia a Fuerza de Defensa Terrestre , con lo que obtener los puntos con los que agracia nuestra tarjeta de jugador se convierte en una misión suicida.

Personalmente, algunos preferiríamos enfrentarnos a los extraterrestres de verdad. Cuando el original Devil May Cry aterrizó en nuestra PlayStation 2 hubo un acuerdo común casi instantáneo al respecto del juego en tres puntos: 1 se había creado una franquicia gracias a la jugabilidad del título de Capcom, 2 se hacía imprescindible el uso de un selector de hercios para poder disfrutar los juegos sin bandas negras y a la velocidad original que se concibió y 3 la araña del segundo episodio era rematadamente difícil por encontrarse tan tempranamente en el argumento.

La leyenda de Dante pasó por sus altibajos, pero la dificultad del título en los niveles más altos, la precisión en los combos que se requerían para culminarlo y el hecho de que se convirtiera en un juego 'técnico' para muchos jugadores, mantuvo intacto su caché y motivó la cuarta entrega de la saga.

Devil May Cry 4 volvió a sus orígenes pero manteniendo una de sus señas de identidad: lo francamente complicado que resulta, especialmente en el modo de 'Dante debe Morir'. Simplemente terminando este modo, uno ya merece ser mirado de otro modo.

Pero si además lo hace con una S en todas sus fases, es necesaria una reverencia. No hay consejos que dar que puedan ayudar a obtener los míseros 50 puntos que otorga el logro 'Nunca digas Muere', excepto el no utilizar los personajes especiales Super Nero y Super Dante, cosa que quién ha llegado a este punto ya conoce de sobras.

Personalmente, este redactor que suscribe tiene agregadas dos personas en el Live! Dos personas a las que les pido perdón cuando a alguien se le ocurre llamarme 'hardcore player'. Los juegos de conducción de tipo arcade también representan una buena oportunidad para demostrar al mundo la diferencia entre un pelele y un pR0 player.

La franquicia Project Gotham, aclamada y respetada por todos los usuarios de la blanca de Microsoft, presenta un montón de retos alrededor de conseguir victorias en las carreras, realizar acciones especiales, batir marcas de los mejores y ganar kudos.

Precisamente a medida que ganamos experiencia y dinero podremos adquirir los mejores coches respectivos de cada una de las más importantes marcas y solamente con ellos, con el Ferrari F50GT y con el Mercedes McLaren F1 LM podremos intentar desbloquear el 'Campeón de platino', con toda seguridad el reto más peliagudo de todo el juego.

Y es que conseguir superar todas y cada una de las pruebas obteniendo la más alta de las medallas no es ni mucho menos tarea fácil; requiere una perfecta memorización de los circuitos en los que vamos a correr, un control absoluto del vehículo con el que vamos a intentar batir las pruebas de habilidad y dominio del coche y por supuesto una alta dosis de pericia para vencer a los rivales que también conducirán coches de altísimo nivel.

Los puntos que otorga este desbloqueable son seguramente de los más merecidos que existen en el catálogo de Xbox y aquellos que lo poseen no solamente han dedicado docenas o cientos de horas al juego sino que seguramente serían capaces de conducir con los ojos cerrados.

Ojo cuando prestéis el coche a alguien con este logro en su palmarés, no vaya a llevaros a casa es un tiempo récord al tiempo que hace giros de grados en búsqueda de más kudos.

De acuerdo, Monster Madness tal vez no sea el mejor título beat ‘em up mata mata de uno contra todos que haya en el mercado pero a es uno de los pocos que existen y b tiene un espíritu retro que lo hace muy entretenido, especialmente con 4 amigos.

Armados con todo tipo de utensilios, desde desatascadores hasta hachas pasando por multitud de enseres fabricados con chatarra, uno debe abrirse paso por todos los niveles masacrando la oleada de zombis que se le viene encima.

Su jugabilidad de la vieja escuela se plasma también en su colección de logros y, especialmente, en el que tiene que ver con 'Fashion Show', consistiendo en desbloquear todos los trajes posibles para todos los personajes que forman el elenco del juego.

Se dice más rápido de lo que se puede realizar, ciertamente, porque no solamente nos veremos obligados a completar prácticamente todo el resto de logros que hay en la lista, sino que además habrá que finalizar el juego en repetidas ocasiones en todos los niveles de dificultad y, por si fuera poco, con la gradación más alta al acabar la partida.

Los 70 puntos que otorga por conseguir tan titánica tarea son poca recompensa para el tedio que supone repetir las mismas acciones una y otra vez forzándonos a ser cada vez mejores, cuando ya de por sí el desarrollo del juego es bastante repetitivo.

Vampire Rain El auténtico John Lloyd - Todo Completado. Pocos títulos generan una sensación de amor - odio tan fuerte como lo hace Vampire Rain, la mezcla de survival horror y juego de infiltración desarrollado por Artoon.

Apenas son 20 los logros que Vampire Rain permite desbloquear, pero la mayoría de ellos solicitan matar una serie de enemigos que, cuando entran en estado de rabia, tardan mucho en morir y llaman a sus colegas, a quienes no les hace mucha gracia lo que estamos haciendo con sus congéneres y la discusión suele acabar con consecuencias desfavorables a nuestros intereses.

Matar de estos vampiros durante la campaña principal es relativamente fácil si esperamos hasta el final del juego en el que prácticamente nuestra munición es infinita; pero no es tan sencillo terminar todas y cada una de las fases con la más alta gradación O cuidado, no Y cumpliendo requisitos especiales lo que nos obligará a rejugarlas en más de una ocasión para obtener el logro de 'juego completado', gesta que nos puede llevar muchas - muchas - horas y serios problemas psicológicos y sociológicos que no compensan los 50 miserables puntos que nos esperan en el caso de finalizar con la totalidad de condiciones que se nos imponen.

Si ya en los mejores juegos estas actividades son solamente aptas para unos pocos, en aquellos títulos más mediocres se convierten en una tarea casi incomprensible. Alcanzar el máximo grado en los juegos de lucha generalmente requiere un dominio considerable del stick y un conocimiento extenso del título en cuestión.

Incluso en juegos considerados 'sencillos', los logros más difíciles suelen ser muy complicados. Si a todo eso le añadimos de por sí un producto considerado por muchos como 'complejo', la cosa empeora bastante. Virtua Fighter 5 es uno de los pocos simuladores de lucha que para llegar a dominar con profundidad requiere de habilidades que no están al alcance de la mayoría de jugadores.

Adquirir ese nombramiento no es tarea fácil; habrá que haber completado el juego por completo con todos los personajes, haber obtenido todos los emblemas, tener el máximo Dan y haber derrotado a algunos de ellos consecutivamente sin perder ni un solo combate porque, de darse el caso, seríamos automáticamente degradados al rango inferior y deberíamos volver a escalar la progresión.

Dada la alta dificultad intrínseca al juego en sí, dado el nivel de dominio y conocimientos que se requieren del juego y dadas las particularidades que el mismo sistema de promoción establece, alcanzar la máxima calificación en Virtua Fighter 5 es casi inaudito y, de merecerlo, es menester retirarse a una lejana ermita mientras esperamos que estudiantes ávidos de conocimiento vengan a buscarnos.

Square rompió moldes y se subió al carro de los juegos de rol multijugador masivo apostando por llevar la más conocida de sus franquicias a los mundos persistentes. Y así nació Vana'Diel, que ya cuando llegó a la consola de Microsoft tras su paso por el PC y PS2 mostraba claros signos de envejecimiento.

Sin embargo, aún a día de hoy sigue subsistiendo sin descanso, proporcionando la que es, sin lugar a dudas, la lista de logros más larga de completar de todo el catálogo de Xbox De hecho, no tenemos información de que haya nadie que lo haya conseguido jamás.

Subir un personaje a su máximo nivel no es que sea exageradamente longevo, con lo que aquí trataremos los logros en su totalidad y no individualmente.

Muy sencillo. Hay hasta 18 personajes distintos que tenemos que subir hasta el grado 75 y, para algunos de ellos, habrá que tener otro hasta por lo menos nivel 30 como pre-requisito para poder hacerlo.

Como en todos los MMORPG, llevar una profesión hasta su cota más elevada suele ser cosa de semanas o incluso meses, con lo que si además tenemos que hacerlo 18 veces para poder ir obteniendo los 30 puntitos que nos va dando cada vez que lo hacemos con uno distinto, el ratio de tiempo invertido dividido por el resultado es claramente triste.

Desde luego que puede ser muy satisfactorio, o eso suponemos, pero alguien con puntos en este juego difícilmente puede tener vida social.

Entendiendo como vida social aquella llevada a cabo fuera de Vana'Diel, por supuesto. A medida que más y más títulos van llegando a las estanterías de las tiendas y especialmente juegos de acción en primera persona, conseguir un videojuego imaginativo en todos los aspectos se convierte en algo cada vez más difícil y en el tema de los logros no existe excepción.

En ese sentido, este FPS con tintes de terror que supone F. es un soplo de aire fresco, aportando retos al jugador que se salen de la norma que podríamos llamar 'clásica'. Superviviente es uno de los dos logros más interesantes que hemos visto en un juego de este estilo porque implican cambiar completamente el enfoque que normalmente damos a los juegos de disparos: hay que acabar la campaña individual sin morir.

Se dice más fácil de lo que se hace, aunque lo lógico será intentarlo en el nivel de dificultad más sencillo, claro. Aún así, no es tarea nimia. Un pequeño segundo de despiste o incluso el jefe final, que tiene la manía de estar rodeado de unos incómodos fantasmas que explotan, pueden darnos más de un disgusto.

Para completar el desafío y hacerlo todavía más complicado, puede escogerse completarlo con menos de rondas de munición, acabarlo sin ninguna ayuda de la cámara lenta o artículo que mejore nuestras capacidades, etc.

Probablemente lo más sensato es hacerlo en diferentes partidas pero, premiando la originalidad del logro, tal vez valga la pena.

Mucho más que los aburridísimos 'mata a X enemigos con X arma' que son lo que abunda. Guitar Hero III Todas las canciones de experto en 5 estrellas. Desde la explosión de los juegos musicales en occidente, probablemente el más exitoso ha sido Guitar Hero.

Su fórmula no deja indiferente a nadie y, debido a lo particular de su control recordemos, una guitarra de plástico , no es apto para todos los públicos.

La mecánica de ir acertando las notas que aparecen en pantalla al ritmo de las canciones que suenan puede parecer sencilla, pero el nivel de complicación que alcanza a medida que se va subiendo de dificultad es inimaginable para la gran mayoría de jugadores.

Basta ver un tema tocado en 'experto' para comprobar lo lejos que queda esa habilidad para la mayoría de los mortales. Terminar la carrera en ese grado es ya de por sí un logro, un gran trofeo, y está reconocido como tal en la lista. Ahora bien, alcanzar la máxima puntuación que requiere prácticamente la perfección a la hora de ejecutar los temas casi sin fallar ninguna de las notas y usando hábilmente los multiplicadores en todas las canciones es algo que no suele verse en las listas y que apenas unos pocos elegidos han nacido con la técnica, la paciencia, las ganas, la velocidad en los dedos, la coordinación mano-ojo digna de un ninja urbano, el gusto por los temas que suenan porque insistimos, habrá que escucharlos y tocarlos unas cuantas docenas de veces - o más - cada uno y el tiempo libre - que no lo hemos comentado, pero es importante - necesarios para alcanzar tal gesta.

Para que la gente se haga una idea, Lenny Kravitz no tiene este logro. Yngwie Malmstein tampoco. Y el legendario Jimi Hendrix sudaría tinta para sacarlo, seguro.

Los que llevamos muchos años en el mundillo de los videojuegos no somos sorprendidos con demasiada frecuencia pero, de vez en cuando, aparece algo que rompe los moldes.

A menudo es su absoluta sencillez lo que fascina y casi siempre su jugabilidad explícita y sin fisuras lo que los hace imprescindibles. De la mano de Valve nos llegó este 'Portal', incluido en la entrega para consolas de su Orange Box como juego extra; es muy difícil no conocer a estas alturas su funcionamiento porque existen hasta versiones en flash jugables a través de web.

Y sin embargo, su aparente sencillez esconde uno de los retos más complicados con los que nos podemos topar: 'Aperture Science'.

Conseguir medallas de oro en todos los retos de Portal no es tarea fácil, especialmente si tratamos de conseguirlos de forma original, sin ayudas. Esto es, hay que ser más rápido que nadie siendo especialmente imaginativos para llegar a la meta. Es muy difícil dar consejos para conseguir el objetivo excepto, obviamente, viajar a YouTube para comprobar cómo los auténticos especialistas terminan los niveles con asombrosa velocidad y precisión.

Si además pretendemos alcanzar los máximos galardones, habrá que efectuar también ciertas condiciones especiales que necesitarán de nuestro buen conocimiento del azul y del naranja. En definitiva, Portal es tanto un juego de agilidad como uno de inteligencia y, dado que eso tampoco es lo que más abunda en la faz mundial, 'Aperture Science' es un galardón que queda vetado para la gran mayoría de la población, al tiempo que uno de los más gratificantes que conseguir, claro está.

Zuma Francotirador. De entre todos los juegos aparecidos para descargar en el arcade del Live, probablemente uno de los que ha tenido mayor aceptación entre el público ha sido precisamente Zuma. Zuma pertenece al género puzle y habilidad que popularizó primero Tetris y luego Columns, Bubble Bobble y otros similares como el reciente Geometry Wars.

Su sencillo planteamiento esconden una jugabilidad terriblemente endiablada y sus niveles más altos auténticos retos para los jugadores más hábiles.

Hay dos logros especialmente interesantes escondidos en los escasos puntos que otorga el título que firma PopCap Games, siendo 'Sharpshooter' el que más nos puede llevar de cabeza y para el que seguramente destinaremos un mínimo de un par de horas jugando y rejugando una misma fase, la primera de todas: completar el nivel en menos de 5 segundos.

Evidentemente nos hemos encontrado con logros que necesitan de mucho más tiempo para conseguirse, pero ninguno de ellos que requiera tanta inversión de horas para una fase que debería hacerse en 5 segundos.

Recordemos que una hora tiene segundos y eso, calculadora en mano, son muchas repeticiones de una misma fase para conseguir 5 disparos nitidísimos con los que conseguir el reto. Hay un vídeo en YouTube que puede ayudar a alcanzarlo, pero los que enviamos las bolas somos nosotros.

Curiosamente Zuma también tiene otro reto más que interesante: alcanzar, de una sola sentada, más de 2 millones de puntos. Es decir, pasarse el juego perdiendo un máximo de 4 vidas con una puntuación de 1. Eso, dadas las características de las últimas fases del último templo, no es nada sencillo.

Zuma es, como otros tantos, pequeño pero matón. Un juego que hace poco ya estuvo en la lista que MeriStation hizo de los juegos más difíciles que existían y, cómo no, que tiene uno de los logros más complicados que se pueden adquirir.

Muchos kudos a aquellos que han alcanzado el reto de 'imparable', porque de ellos será el reino de los cielos. Parece mentira que este juego de naves con un planteamiento tan simple blanco o negro pueda producir tantos dolores de cabeza; si bien hay algunos retos que obligan a pasarse las fases con la máxima gradación, 'imparable' se lleva la palma: conseguir terminar Ikaruga de una sola sentada, sin conceder ninguna continuación.

Es decir, a la antigua usanza, como mandan los cánones del jugador de todos los tiempos. Una vez más, se dice más fácil de lo que en realidad se consigue: necesitaremos no solamente jugar MUCHO a Ikaruga, sino probablemente estudiar Ikaruga.

Estudiarlo en profundidad para ver qué ocurre qué y cuándo, sabiendo que en el momento en el que se nos agoten las vidas, aunque nos encontremos al final del juego contra el bicho final, si somos abatidos habrá que empezar de nuevo y terminárselo de nuevo sin perder ni una sola partida.

Este logro, de alguna forma, es casi un vacile por parte de los desarrolladores hacia los usuarios, un modo de decir 'ahí queda eso'. Es, probablemente, el logro más retro de todos los que tocamos en este reportaje y, al mismo tiempo, los 25 puntos más sabrosos que se pueden obtener.

Si se posee este logro, se puede presumir. Y mucho. Es difícil describir en pocas líneas a una de las obras maestras de Konami llegadas de la mano de Hideo Kojima, que pone colofón a una saga que empezó en la PlayStation original y que se ha alargado a través de dos generaciones más.

Es posible, ciertamente, jugar MGS4 de muchas maneras distintas dependiendo de nuestro estilo de juego; este redactor que suscribe prefiere un acercamiento más 'rambístico', aunque originalmente el título fuera diseñado para un enfoque mucho más táctico.

Pero el que propone Konami es el jugador de Metal Gear Solid definitivo, y de conseguirlo le da un distintivo con nombre propio: 'Big Boss'. No es precisamente lo que llamaríamos moco de pavo poder fardar ante los amiguetes de poseer este distintivo, porque sus requisitos van más allá de lo comprensiblemente humano.

En pocas palabras, si queremos gozar de este logro, hay que hacer lo siguiente: terminar el juego en el nivel de dificultad más alto que existe ya de por sí algo interesante , sin activar ninguna alerta en ningún momento del juego poca broma con esto , sin matar absolutamente a nadie tampoco a ninguno de los jefes del juego, no usar ningún objeto para recuperar salud adiós a las riquísimas raciones de combate cocinadas por Arzak , no utilizar un traje de camuflaje total si alguien ha visto Depredador sabrá de lo que estamos hablando y, además, completar el juego en menos de 5 horas.

Cualquiera de las condiciones anteriormente expuestas representa ya de por sí un desafío por separado. De conseguirlas todas juntas, no necesitas presentarte al gobierno como espía: probablemente ya seas uno.

Oh, y das miedo. Hay pocos récords que a estas alturas el más popular de los MMOs no haya roto ya: el más jugado, el que más suscriptores tiene, el que más ha recaudado… todo.

Y, desde hace relativamente poco tiempo, ha incorporado su propio sistema de logros para premiar a los mejores y más fieles de sus jugadores, que no se conformaban con tener los más flamantes objetos obtenidos de la repetición continuada de las mazmorras más complicadas.

Por lo visto, la estadística demuestra que el logro menos conseguido se corresponde al llamado 'El inmortal' y requiere, nada más y nada menos, que un viaje en raid de 25 personas a Naxx y no morir ni tan siquiera una vez.

Viajar a Naxx con 25 personas supone, para empezar, ser admitido en una guild que haga este tipo de mazmorras y de quests, que no están al alcance de las más pequeñas, compuestas mayormente por amigos. Por supuesto, disponer de un personaje con el nivel adecuado para ir a la mazmorra y convenientemente equipado para tal evento, cosa que de por sí ya nos habrá costado una inversión de tiempo bastante considerable.

Por último, superar toda la ‘instance' sin morir, cosa nada fácil porque no solamente dependemos de nosotros mismos sino también del buen hacer de nuestros compañeros recordemos al célebre Leroy Jenkins, una leyenda en WoW.

Por todas esas circunstancias, entendemos que 'El Inmortal' merece un hueco en nuestra lista. Habrá pocos juegos en la historia que hayan sido capaces de transmitir mejor la sensación de velocidad de lo que lo ha hecho WipeOut.

En su revisión para PlayStation 3, no ha perdido ni un ápice del frenetismo que lo llevó a la fama, convirtiéndolo en un título altamente apreciado por los jugadores de la vieja escuela.

En efecto, es menester decir que el título que publica Sony y que nos llega de la mano de Studio Liverpool es un juego realmente difícil. En la línea de los trofeos de gama platino, 'trascendencia' requiere conseguir la totalidad del resto de retos antes de poder adjudicarnos este y, en el caso de WipeOut, eso no es precisamente coser y cantar.

Memorizar a la perfección todos y cada uno de los circuitos será un paso imprescindible para alcanzar el objetivo de superarlos en el modo 'élite' obteniendo, además una medalla de oro en el camino y acabando, como no podría ser de otra forma, en primer lugar.

Pero eso es solamente una parte: adquirir puntos de lealtad para un equipo es otra, eliminar 50 oponentes online será pan comido, llegar a la Zona 75 en cualquier pista del modo Zona es chuchería pura, desbloquear todos los skins de la nave es otra fruslería al alcance de cualquiera y superar la marca de Zico utilizando el Piranha también suponemos que se hace mirando al tendido.

Si después de todo ello a uno no le salen chiribitas en los ojos, es que no es humano. Y no, eso no es logro. Y después de tanto sudar para conseguir unos míseros puntitos, ¿por qué no hacerlo al revés y regalarse algunos de los logros más sencillos que existen?

Pues aquí van unos pocos escogidos que seguramente harán las delicias de los cazadores de puntos aunque si lo eres, probablemente ya los conozcas. Algunos son tan sumamente absurdos que merecen la inclusión en una lista aparte de los desbloqueables más patéticos que han pisado consola alguna y otros son, sencillamente, inverosímiles.

En cualquier caso, disfrutad de nuestro top 5!! Tiene cierta gracia esta adaptación del conocido, allende de nuestras fronteras, manga animado; su juego pasó mucho más desapercibido por su mediocridad, pero su argumento tiene algo de interés.

Sin embargo, no sucede lo mismo con sus logros. Es posible de hecho terminarlo sin obtener ningún punto, como también lo es obtenerlos todos justo al principio: basta golpear B sin parar mientras acumulamos ataques a distancia. Al llegar a 50, ya tendremos puntos. Increíble, pero cierto. Rainbow Six: Vegas 2 Verdadera identidad.

Un logro estúpido heredado del primero de la serie: crear un personaje a partir de una imagen tomada a través de la cámara de la Xbox. Mientras que esto puede ser extremadamente doloroso si buscamos los puntos y no poseemos ninguna teniéndola que comprar o pedir prestada a un amigo exclusivamente para el logro , si la poseemos basta con un par de pulsaciones de botón y… tachán!

Y ya se sabe que a caballo regalado. FIFA 06 Victoria Perfecta. De acuerdo, no es una forma muy elegante de ganar 50 puntos, pero ser rastrero no queda registrado en tu gamercard y, si estás leyendo esto, por algo será. En este logro de FIFA 06 se necesita ganar un partido en el máximo nivel de dificultad, lo cual es factible de por sí pero más fácil con esta técnica tan rancia: basta empezar cualquier partido y dejarse ganar.

Justo antes de que termine el tiempo reglamentario, entramos en pausa y cambiamos de equipo con el que hasta ese momento llevaba la CPU. Pitido final y victoria nuestra.

Logro desbloqueado. Hacerlo delante de un amigo conlleva agachar la cabeza de por vida en señal de vergüenza, claro está. The Simpsons Pulsa START para jugar.

Probablemente el logro más estúpido de todos los tiempos que, aunque solamente otorga 5 puntitos, es tonto incluso en su concepción.

La Logros sin pausa ganadores de Cultura, Emociones en apuestas prohibidas Pleitez, reconoció a los ganadores zin Concurso Regalos para tu familia de Ganadorex Musical con los Premios Salvadoreños de Emociones en apuestas prohibidas por pausaa Bicentenario de Independencia, durante la gala de este jueves 29 de ¡Suerte y jackpot asegurados!, en Logrow Teatro Nacional ganadodes San Salvador. La iniciativa fue pwusa por el Ministerio de Cultura a través de la Dirección Nacional de Artes, en el marco de la celebración del Bicentenario de Independencia. El estreno de las obras estuvo a cargo de la Orquesta Sinfónica de El Salvador, acompañada del Coro Nacional de El Salvador. Enganó el primer lugar del concurso Ciudades Hermanas, de la Pan American Symphony Orchestra, en Washington D. Solorzano, de 31 años, es cantautora salvadoreña e instructora de canto independiente. Etiquetas: Coro NacionalDirección Nacional de ArtesOrquesta Sinfónica de El SalvadorTeatro Nacional de San Salvador. Emociones en apuestas prohibidas conmemoración de los diez ganadofes del Premio Roche de Periodismo en Son nos Emociones en apuestas prohibidas a reflexionar sobre el camino recorrido Jackpot festivo tragaperras las Emociones en apuestas prohibidas alcanzadas son cada una de las ediciones Logrso certamen. Ganadoers trabajos periodísticos destacados, los galardones entregados, el reconocimiento del concurso por parte de los colegas y mucho más, nos respalda para afirmar que sí hemos fortalecido el periodismo de salud en América Latina. Recuerda con nosotros diez años de logros, revive lo mejor del periodismo de la región y, al terminar de leer esta publicación, anímate a postular tu trabajo al Premio Roche Autor: Federico Uribe. País: Colombia. Medio: Telemedellín. Logros sin pausa ganadores

Video

Loret en Latinus: 18 de marzo

Author: Felmaran

1 thoughts on “Logros sin pausa ganadores

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com