Category: Big win

Cuidado al Jugador Empático

Cuidado al Jugador Empático

To compare the social a, dimension of Theory of Mind ToM Juador Ruleta Online Guía de Apuestas between athletes and Depósito de Segunda Vuelta. El entreno que protege la masa muscular, Descuentos en reembolso instantáneo grasa acumulada y cuida el sistema cardioventilatorio Pódcast. Y este compromiso es igual con su compañero como lo será con los objetivos. También cuando no los hay. Si en algún momento la persona necesita estar sola, lo dirá. Se comprenderá mejor a sí mismo. e Ibáñez, A.

Cuidado al Jugador Empático -

En la tabla 1 se describen las características de edad, experiencia deportiva, género y nivel de escolaridad de ambos grupos. Tabla 1 Características sociodemográficas de deportistas y no deportistas elaboración propia.

Cuestionario de características sociodemográficas. Se diseñó un cuestionario ad hoc para obtener información con respecto al género, la edad y la escolaridad, y se indagó por el deporte, el nivel competitivo, la experiencia deportiva y la máxima categoría de competición.

El Montreal Cognitive Assesment MoCA , adaptado y revisado en Colombia Pedraza et al. Fue desarrollado originalmente para identificar las propiedades psicométricas en población con deterioro cognitivo Nasreddine et al.

En poblaciones de adolescentes, adultos y atletas respaldan revisiones psicométricas de validez y confiabilidad satisfactorias Debert, Benson y Dukelow, ; Pike, Poulsen y Woo, En este estudio se asumió un punto de corte de 23 que sugiere bajo desempeño cognitivo para población colombiana Gil, Ruiz de Sánchez, Gil, Romero y Pretelt-Burgos, Esta herramienta evalúa el componente afectivo de la ToM, entendida desde la visión de Baron-Cohen et al.

A los participantes se les presentaron 36 fotografías de la zona de los ojos, y cada uno debía elegir, entre cuatro opciones, cuál representa mejor la expresión de la mirada de la fotografía.

Con respecto a la calificación, se otorgó un punto por cada respuesta correcta. El rango normal fue de 22 a 30 aciertos, y la mayor puntuación fue de 36; es decir, a mayor puntaje, mejor nivel de empatía.

El EPT evalúa la empatía en el contexto de los daños intencionales, accidentales y neutrales control. La versión completa consta de 25 situaciones animadas entre dos personas Decety, Michalska y Kinzler, Para este estudio se usó la versión abreviada que consta de 11 estímulos en tres tipos de situaciones; además, contó con evidencias referidas al criterio Baez et al.

Las situaciones fueron: a neutral tres ensayos , consiste en que una persona se encuentra en una situación que no involucra dolor una persona recibe una flor ; b situación de dolor accidental cuatro ensayos , se trata de una situación dolorosa accidental causada por otro una persona mueve un objeto y golpea a la otra ; y c dolor intencional cinco ensayos , tiene que ver con una persona que se encuentra en una situación dolorosa causada intencionalmente por otra una persona agrede a otra con un cuchillo.

Después de la presentación de cada estímulo, se realizaron cinco preguntas, las cuales se calificaron en una escala de ±8 en clasificaciones de juicios.

Se midió exactitud y puntuaciones en el juicio de las clasificaciones de acuerdo con tres aspectos: a cognitivos, intencionalidad ¿fue esto a propósito? e intención del agresor en lastimar a la víctima ¿qué tan mala es la persona que hizo la acción?

y disconfort ¿qué tanta molestia siente por lo que pasó? figura 1. Figura 1. Ejemplo de los estímulos presentados en EPT de Decety et al. elaboración propia.

El estudio se desarrolló en tres fases, desde diciembre de hasta marzo de , en la ciudad de Pereira, Colombia. En la primera fase se hizo el pilotaje, el entrenamiento de auxiliares de investigación y la verificación del protocolo de evaluación.

Conforme al anterior aval, y según la disposición del atleta de participar en el estudio, se acordaron el día y la hora de la evaluación. El protocolo de evaluación se realizó en los respectivos escenarios deportivos, según cada modalidad deportiva y antes del entrenamiento.

Cada protocolo se efectuó de manera individual y acompañada por un auxiliar de investigación. Este proceso fue similar para ambos grupos deportistas y no deportistas y tuvo el siguiente orden: firma del consentimiento informado, cuestionario ad hoc , MoCA, EPT y test de las miradas.

Debido a que la calificación del MoCA no podía hacerse en el instante, todos los participantes completaron el total del protocolo. En el análisis de datos se excluyeron aquellos que tuvieron una puntuación inferior a El tiempo estimado por cada protocolo fue de 25 minutos aproximadamente.

Por último, en la fase de recolección de datos de los no deportistas, la muestra de los participantes se realizó después de obtener los datos de la cantidad, el promedio de edad y el nivel de escolaridad de los deportistas. Conociendo estos datos, se buscó que cada participante no deportista cumpliera con características similares para así controlar dichas variables.

Se convocaron voluntarios de diversas instituciones educativas de la ciudad colegios y universidades , y la selección fue por conveniencia e interés del participante en vincularse al estudio, asegurando el cumplimiento de los criterios de inclusión y exclusión. Este estudio conservó las regulaciones de la Declaración de Helsinski AMM, y los parámetros normativos nacionales Colegio Colombiano de Psicólogos, Cada participante conoció los propósitos de la investigación y de manera explícita firmó un consentimiento informado.

En el caso de los menores de 18 años, el acudiente o padre de familia avaló la participación. Análisis de datos. Los datos fueron analizados a partir de la estadística descriptiva e inferencial mediante el paquete estadístico SPSS v. Se calcularon medidas de tendencia central de promedio y desviación estándar M y DE.

El análisis exploratorio de los datos permitió identificar cinco valores atípicos en los gráficos de caja y bigotes, dos de deportistas y tres de controles; los cuales por la calidad de los datos fueron eliminados.

Se comprobaron los supuestos de normalidad de homocedasticidad. El análisis de las medidas del EPT se estimaron a través del Anova Factorial 3x2 condiciones [neutral, accidental e intencional] x grupos [deportistas y no deportistas].

En los casos de no asumir la esfericidad esperada, se aplicó el estadístico de GreenHouse-Geisser. La comparación de medias en el test de las miradas ToM se estimó con el estadístico t de Student para muestras independientes, conforme a la comprobación de supuestos de normalidad y homocedasticidad.

Teoría de la Mente. Figura 2. Teoría de la Mente entre deportistas y no deportistas. Los datos descriptivos de las condiciones de empatía por el dolor, comparados entre deportistas y no deportistas se observan en la tabla 2.

Tabla 2 Descriptivos de empatía comparados entre deportistas y no deportistas elaboración propia. Los análisis post hoc se observan en la figura 3.

Figura 3. Análisis post hoc Bonferroni de la empatía por el dolor. El objetivo principal de este trabajo fue comparar la ToM y la empatía entre deportistas de alto rendimiento y no deportistas. Para ello, se plantearon dos hipótesis: la primera, que los deportistas tienden a tener un comportamiento de empatía diferente a los no deportistas.

Los resultados mostraron que se cumplió parcialmente la hipótesis. En cuanto a la ToM, los datos descriptivos indicaron que los deportistas presentaron mejor desempeño en el test de las miradas, y se diferencian de los no deportistas. Respecto a la empatía, el efecto de interacción entre grupos y condiciones neutrales, accidentalidad e intencionalidad no fue significativo; de hecho, se observaron efectos significativos favorables para los deportistas ante los estímulos de condiciones neutrales.

La segunda hipótesis, que el deporte es un potente factor ambiental que puede favorecer la CS para efectos del presente estudio, los componentes socioafectivos de ToM y empatía y se enmarca en las exigencias cognitivas, emocionales y metacognitivas que ponen a prueba los esfuerzos y las habilidades de los deportistas durante la competencia y el entrenamiento deportivo Cappucio, ; Moran, ; Moran y Toner, ; Shapiro y Spaulding, Sin embargo, estos datos ofrecen escaso respaldo para sustentar el rol moderador del deporte sobre la CS.

Por un lado, la medida de ToM no generó diferencias en el desempeño de los deportistas. Por el otro, en la evaluación de la empatía, los datos indicaron que en condiciones de dolor intencional o accidental, no se muestran diferencias entre los deportistas.

En coherencia con el planteamiento teórico, no hay suficiente respaldo y pocos estudios que puedan ayudar a esclarecer la cuestión. Para explicar estos hallazgos, es necesario tener en cuenta: primero, la influencia de la evolución propuesta por la hipótesis del cerebro social Adolphs, ; así que se puede considerar que cierto nivel de CS es general a los humanos y no varía por determinadas condiciones, como las interacciones sociales que incluyen la imitación, el aprendizaje social y la adquisición del lenguaje.

Segundo, la dificultad de conceptualizar operativamente el constructo de CS Mitchell y Phillips, ; Schurz et al. Tercero, las medidas usadas pueden tener un sesgo del efecto techo, es decir, que las tareas usadas en este estudio observaron en promedio un alto desempeño en ambos grupos y poca varianza.

En cambio, estas herramientas han mostrado sensibilidad y especificidad entre controles modelos clínicos Baez et al. El efecto techo, o efecto piso, se ha observado en medidas neurocognitivas aplicadas en población aparentemente sana Aguirre-Loaiza et al. Cuarto, aunque se usaron instrumentos que superan la complejidad de los inventarios y se ubicaron en paradigmas contextuales, aún son necesarias nuevas herramientas que satisfagan exigencias en aplicaciones de la psicología del rendimiento.

Es importante anotar que, si bien la CS se puede desarrollar por factores ambientales deporte , ciertas definiciones y subcomponentes de la empatía pueden, a su vez, ser contradictorios con los propósitos competitivos Sezen-Balcikanli y Yildiran, Por ello, no se observaron diferencias significativas Atan, Aunque estos datos están en línea con los antecedentes, es necesario explorar diseños metodológicos explicativos y controlados para dar mayores luces al efecto del deporte.

Coherentemente, una propuesta interesante para considerar en aplicaciones del deporte responde a las dimensiones de interacción social e incertidumbre en la toma de decisiones en la ToM, propuestas por Rusch et al. El deporte puede cumplir con tales criterios, pues el deportista ha de adquirir habilidades para intuir las intenciones del adversario, anticiparse y contrarrestar sus acciones, mientras busca la manera de vencerle.

En este orden de ideas, también se percibe que la compleja, rápida y aguda interacción social envuelta en el deporte requiere de exigentes y óptimos procesos cognitivos relacionados con la CS.

Por tal motivo, los deportistas que participaron en el estudio tenían nivel de alto rendimiento y competencias de carácter nacional o regional, y su nivel de escolaridad era similar a la muestra de no deportistas. Comparar deportistas de alto rendimiento con deportistas novatos o no deportistas puede contribuir en la descripción del rol del deporte sobre la CS, ya que la experticia de los deportistas hace destacar las diferencias psicológicas y cognitivas entre ambos grupos Abreu et al.

Asimismo, otros reportes preliminares indican que a mejor desempeño cognitivo, mejor procesamiento emocional Von Salisch, Hänel y Freund, En consecuencia, son necesarias medidas tanto conductuales y cognitivas como neurofisiológicas y objetivas, cuyo nivel de precisión permita contrastar empíricamente el deporte sobre la CS.

En cuanto a las limitantes del presente trabajo y las recomendaciones para futuros estudios, se tienen: el tamaño de la muestra fue limitada, por consiguiente, una cantidad de participaciones mayor mejoraría la potencia estadística.

La amplia heterogeneidad de las disciplinas deportivas son un factor de confusión, por lo tanto, se sugiere centrarse en grupos de deportes o disciplinas deportivas Arias, Cardoso, Aguirre-Loaiza y Arenas, Considerar el nivel de formación y de especialización deportiva Arslanoglu y Mor, , pues este estudio no tomó en cuenta dicha variable.

Finalmente, ante la incapacidad de hacer relaciones causales, los diseños longitudinales y experimentales pueden develar el rol del deporte incluso del ejercicio físico , sobre los procesos de interacción social envueltos en la CS; así como la especificidad de subcomponentes de ToM, empatía, falsas creencias y reconocimiento emocional Aguirre-Loaiza et al.

Después de contrastar los hallazgos y delinear las limitaciones, se destacan las nuevas oportunidades para las neurociencias sociales, la cognición corporizada y la psicología del deporte y la actividad física en el abordaje de temas asociados a la CS.

Las implicaciones de este estudio pueden verse desde dos principales fortalezas: a Los participantes corresponden a deportistas de alto rendimiento que actualmente están activos y compiten, lo que brinda una solidez ecológica; y b la oportunidad de vincular procesos de CS con muestras no clínicas, lo cual lo constituiría en estudio pionero desde esta perspectiva, principalmente, asumiendo alguna evidencia preliminar sobre factores ambientales, ecológicos y no invasivos, como el deporte, ante procesos de la CS y la empatía.

Estos hallazgos tienen implicaciones en los ámbitos de la salud, social y educativo, considerando el deporte, incluso en etapas de iniciación y formativas, como alternativa facilitadora de la interacción social y de los procesos que subyacen a la CS.

También, explorar dominios de la CS con otros actores puede ser novedoso y prometedor; por ejemplo, en entrenadores Ayala-Zuluaga, Aguirre-Loaiza, y Ramos-Bermúdez, y árbitros Aguirre-Loaiza et al.

En conclusión, estos datos señalan que los deportistas, comparados con los no deportistas, no difieren en procesos de estados mentales sustentados desde la ToM. En cuanto a la empatía, se identificaron diferencias significativas en estímulos neutrales favorables para los deportistas; no obstante, en condiciones de accidentalidad e intencionalidad estímulos que causan dolor a otro , el comportamiento fue homogéneo.

Por último, es importante tener en cuenta que si bien recientes aportes trazan prometedoras perspectivas de la CS y la cognición corporeizada en el deporte Shapiro y Spaulding, , la investigación sobre estas variables constituye una futura línea en la psicología del deporte Moran y Toner, A los deportistas y la Secretaría del Deporte Departamental de Risaralda.

Al doctor Juan Felipe Cardona por el apoyo en las herramientas de cognición social. Abreu, A. Action Anticipation beyond the Action Observation Network: A Functional Magnetic Resonance Imaging Study in Expert Basketball Players.

European Journal of Neuroscience, 35 10 , doi: Abu-Akel, A. Neuroanatomical and Neurochemical Bases of Theory of Mind. Neuropsychologia, 49 11 , Adolphs, R. Investigating the Cognitive Neuroscience of Social Behavior. Neuropsychologia, 41 2 , Aguirre-Loaiza, H.

Effect of Acute Physical Exercise on Executive Functions and Emotional Recognition: Analysis of Moderate to High Intensity in Young Adults.

Frontiers in Psychology, 10 , Psychological characteristics of sports performance: Analysis of professional and semiprofessional football referees. Journal of Physical Education and Sport, 20 4 , — Apperly, I.

Concepts, cognitive processes and Individual Differences. Quarterly Journal of Experimental Psychology, 65 5 , Arias, I. y Arenas, J. Características psicológicas de rendimiento deportivo en deportes de conjunto: diferencias entre modalidad y género.

Psicogente, 19 35 , Arslanoglu, C. Empathic Tendencies of Pre-Service Physical Education and Sports Teachers.

European Journal of Educational Research, 7 3 , Ayala-Zuluaga, C. Formacion académica y experiencia deportiva de los entrenadores suramericanos. Revista Brasileira de Ciencias Do Esporte, 37 4 , — Atan, T. Empathy Levels of University Students Who Do and Not Do Sports.

Universal Journal of Educational Research, 5 3 , Asociación Médica Mundial [AMM]. Declaración de Helsinki de la AMM - Principios éticos para las investigaciones médicas en seres humanos.

JAMA, 20 , Baez, S. Contextual Social Cognition Impairments in Schizophrenia and Bipolar Disorder. PLoS ONE, 8 3 , e Primary Empathy Deficits in Frontotemporal Dementia.

Frontiers in Aging Neuroscience, 6 , Barbosa de Lira, C. dos S. Engagement in a Community Physical Activity Program and its Effects Upon the Health-Related Quality of Life of Elderly People: A Cross-Sectional Study.

Value in Health Regional Issues, 17 , Baron-Cohen, S. Journal of Child Psycholoy and Psychiatry, 42 2 , Benson, A. How Teammate Behaviors Relate to Athlete Affect, Cognition, and Behaviors: A Daily Diary Approach within Youth Sport.

Psychology of Sport and Exercise, 34 , Bernhardt, B. The Neural Basis of Empathy. Annual Review Of Neuroscience, 35 , Biscaia, P. Processamento da informação e antecipação em jogadoras de andebol de elite: Da formação ao alto nível.

Revista Iberoamericana de Psicología del Ejercicio y el Deporte, 13 2 , Bruner, M. Social Identity and Prosocial and Antisocial Behavior in Youth Sport. Psychology of Sport and Exercise, 15 1 , Cappucio, M. Cappucio Ed. London: MIT Press. Colegio Colombiano de Psicólogos. Deontología y bioética del ejercicio de la psicología en Colombia.

Bogotá D. De Jaegher, H. Can Social Interaction Constitute Social Cognition? Trends in Cognitive Sciences, 14 10 , De Vignemont, F. The Empathic Brain: How, When and Why?

Trends in Cognitive Sciences, 10 10 , Debert, C. Montreal Cognitive Assessment MoCA : Baseline Evaluation of Cognition in the Athletic Population. British Journal of Sports Medicine, 47 5 , e1.

Decety, J. The Neurodevelopment of Empathy in Humans. Developmental Neuroscience, 32 4 , The Functional Architecture of Human Empathy. Behavioral and Cognitive Neuroscience Reviews, 3 2 , The Contribution of Emotion and Cognition to Moral Sensitivity: A Neurodevelopmental Study.

Cerebral Cortex, 22 1 , Farrow, D. Tenenbaum Eds. London: SAGE. Faul, F. Behavior Research Methods, 41 4 , Gallant, C.

British Journal of Developmental Psychology, 38 2 , Gil, L. Validation of the Montreal Cognitive Assessment MoCA in Spanish as a Screening Tool for Mild Cognitive Impairment and Mild Dementia in Patients over 65 Years Old in Bogotá, Colombia. International Journal of Geriatric Psychiatry, 30 6 , Green, M.

Social Cognition in Schizophrenia. Nature Reviews Neuroscience, 16 10 , Kalbe, E. Elevated Emotional Reactivity in Affective but not Cognitive Components of Theory of Mind: A Psychophysiological Study.

Journal of Neuropsychology, 1 1 , Dissociating Cognitive from Affective Theory of Mind: A TMS Study. Cortex, 46 6 , Lamm, C. The Neural Substrate of Human Empathy: Effects of Perspective-Taking and Cognitive Appraisal.

Journal of Cognitive Neuroscience, 19 1 , Lex, H. El compañerismo es algo que nos preocupa a todos los padres porque cuando son pequeños suelen mostrarse muy individualistas y con pocas relaciones con los demás niños. De mayores descubrimos que el deporte nos ha hecho mejores compañeros.

El compañerismo se entiende como una relación amistosa, caracterizada por valores como la solidaridad y la cooperación. En este sentido, se promueve la empatía y el apoyo para fomentar también la inclusión, la igualdad y la tolerancia.

Por tanto, el compañerismo es una de las bases para la construcción de una educación en valores. Ser un buen compañero implica aprender a trabajar en equipo, ser solidario y mostrar una conducta social abierta y empática hacia los demás.

Además, el deporte es otro de los medios educativos que está lleno de valores. Por medio de un deporte de equipo, el niño descubre la importancia de colaborar con compañerismo por una meta común.

Por tanto, al elegir una actividad extraescolar, puedes fijarte especialmente en las temáticas deportivas. Desde el momento en que el niño entra en la escuela y en el equipo de fútbol, empieza a tener una relación amplia con los demás niños y debe aceptar unas reglas de funcionamiento nuevas: horarios de entrenamiento, normas de funcionamiento, ….

Este hecho ofrece numerosas oportunidades para que amplíe su campo de relación social: en su grupo se encuentra con niños muy distintos a él, con los que tiene que convivir en situaciones mucho más exigentes que las propias de la familia.

Los padres se preocupan en estos primeros años de la respuesta del hijo a esta nueva situación: ¿será capaz de relacionarse adecuadamente con los demás o se aislará de ellos? El niño necesita agruparse , por inclinación natural.

Si antes podía jugar él solo horas y horas, ahora los juegos colectivos son los que realmente le atraen.

Son principalmente juegos de competición pues son un reto para él y suponen un esfuerzo para desarrollar sus capacidades y destrezas, que en estos momentos son más de las que nosotros podemos imaginar.

A la hora de tratar a los demás, empieza a reconocer su papel dentro del grupo. Descubre lo que puede aportar y, a la vez, lo que puede recibir.

Lo normal, al principio, a los seis y siete años es que aparezcan pequeñas dictaduras donde uno de ellos se constituye como organizador y cabecilla del grupo. Procura conocer perfectamente la situación de tu hijo con respecto a su relación con los demás. Explicarle con frecuencia en qué consiste ser un buen compañero.

Recuerda que el niño responderá mejor a los ejemplos y modelos que a las palabras y los argumentos. Además, el hecho de ser varios niños en el grupo, hace que sea el lugar ideal para favorecer oportunidades para que los niños vivan este valores mientras se tratan y se conocen.

Aprovechar que el equipo es un grupo reducido. Eso les obliga a organizarse entre ellos, ceder en cosas, ayudar en otras en las que uno está más capacitado, escuchar lo que dicen los demás, no enfadarse si uno falla…. Distribuir encargos y responsabilidades : llevar la bolsa de balones de entrenamiento, ensayar una jugada concreta, preparar una reunión….

Ahora el niño empieza a entender mucho mejor el sentido que tienen las reglas y se da cuenta de que debe ajustarse a ellas por su bien propio y el de los demás. Ve con claridad que no debe hacer lo que le interesa, lo que más le gusta, que debe sacrificar sus intereses personales por los demás.

La convivencia con esa pandilla puede ser muy interesante siempre que se conozca bien a los niños que la forman, ya que puede ser un momento delicado para el hijo. Puede ser de vital importancia obtener esta información.

Es el momento de buscar ambientes adecuados donde los hijos encuentren buenas relaciones. En la pandilla puede encontrar una gran cantidad de motivos para desarrollar las virtudes sociales como:.

Hay que tener en cuenta que cada vez cobra más valor para el niño lo que opinan los de la pandilla y que, gracias a esta nueva opinión, puede formarse un concepto de si mismo más realista. Por ejemplo, mamá dice que soy muy listo pero en la pandilla hay chicos mucho más listos que yo.

Además de todo lo que hemos dicho para otras edades, los padres deben ver en el deporte de equipo, en la pandilla, una ocasión para jugar con sus compañeros. Conocemos el grave peligro por el excesivo uso de la televisión o de los ordenadores videojuegos o Internet. Aunque parece que están entretenidos, el resultado de este fenómeno es un profundo aislamiento en una época de su vida donde es muy necesario que exista una gran convivencia con otros niños.

Es muy desaconsejable, por tanto, el exceso y la falta de control por parte de los padres del uso de estos medios tan atractivos para el niño.

De esta forma conseguimos dos objetivos muy importantes: la relación con sus compañeros y la oportunidad de conocer a estos amigos y a sus padres.

Aprovecha para enseñarle a ganar y a perder, a que no haga trampas ni se retire enfadado del juego porque está perdiendo.

Hay que aclararle que si actúa así, perderá a sus compañeros y amigos. Cuando desprecie a alguien por la razón que sea, por no ser de su pandilla, por ser un pesado, etc. Esto les motiva a seguir realizándolas.

Por ejemplo: estoy feliz porque has traído a tu amigo para hacer los deberes juntos. Empieza esa relación más intensa y desinteresada de la amistad. En el caso de las niñas, empieza mucho antes, a los 10 años.

El grupo se reduce más. Es una relación más íntima donde los gustos similares y otros aspectos deben coincidir entre ellos. La amistad ayuda a la persona a ser sociable de forma natural. Fomenta la comunicación y se perfeccionarse en compañía de sus amigos. Es una relación de reciprocidad.

La confianza juega un papel importante. Es un valor que ayuda a ser mejor y desde este nivel lo reflexionaremos.

En el hogar, nuestros hijos e hijas encontrarán el modelo para vivir sin estar aislados y para aprender a crecer y a madurar personalmente. La amistad es un compartir afectos.

Anima a darse y a dar; a recibir y a comprender al otro. No es pura simpatía, es conocimiento que se fomenta con el trato. Procura no ser dogmáticos y pregunta con delicadeza, sin herir su sensibilidad.

Confía siempre en lo que dicen y cree todo lo que nos explican. Corrige con suavidad, con la sinceridad que crea el vínculo afectivo de la relación padres-hijos.

Aprovecha momentos de descanso para disfrutar juntos de las aficiones de los hijos. Debía reunir estos tres aspectos: la Verdad, la Bondad, y la Utilidad. Con amabilidad, con respeto. Siempre deben estar abiertas las puertas del hogar de los padres para recibir los amigos y amigas de los hijos.

Sabemos que representa un trabajo añadido. En la adolescencia se debe tener mucho cuidado en saber quienes son los del grupo de nuestro hijo. Es una edad muy influenciable.

Hemos de estar agradecidos al hacernos un favor. Dispuestos a ayudar siempre. Que nunca utilicemos la amistad para recibir ningún privilegio.

Que se dé ejemplo de desinterés. Otra cosa no sería amistad. Existen muchos caminos que puedes utilizar para iniciar en el compañerismo a través del deporte. Se trata de elegir uno que te funcione. Te propongo el que aplico con miles de deportistas y que me ha funcionado. Podrás preguntarte la razón de esta elección y no otra.

Con el tiempo he descubierto que, contemplando otros valores relacionados se puede llegar al compañerismo.

Son pequeños escalones que te conducen a él. Vale la pena intentarlo. El individualismo en el deporte es un problema muy extendido. Sobretodo en un deporte en equipo.

Suele darse en jugadores bien dotados que no confían en sus compañeros. Quieren conseguir finalizar la jugada y consideran que ellos solos pueden hacerlo mejor. El entrenador debe saber gestionar estas actitudes.

Son muy frecuentes. No hemos de olvidar que el deporte se juega en equipo y que hay que confiar en tus compañeros. Un equipo unido tiene más fuerza que uno solo. El jugador no se tiene claro lo principal y surgen actitudes egoístas. Sin compañerismo, no hay equipo.

En ocasiones el problema está en el entrenador. Fomenta esas acciones individualistas para asegurarse la victoria. No importa que no pase la pelota. Él solo puede conseguir el objetivo del equipo.

Este individualismo continúa hasta llegar al deporte profesional. Surge el peligro de la falta de cohesión en el equipo.

Suele repercutir en los resultados. Cada uno busca su rendimiento personal. No piensa en los objetivos del equipo. Un jugador individualista es un problema para el equipo. Sus compañeros no están nada satisfechos con su comportamiento. Se producen escisiones en el grupo y existe el efecto contrario al esperado.

El resto del equipo no rinde. Sabe que el jugador individualista resolverá los problemas del equipo. Le miran a él y sin ser conscientes, dejan de luchar.

En muchas ocasiones, el jugador individualista desaparece del equipo o se lesiona. Los jugadores que antes no rendían, empiezan a ponerse el equipo en las espaldas descubriendo aspectos de su juego que nunca habíamos podido apreciar.

El jugador destacado eclipsa el talento del resto del equipo.

Espacio de Oportunidades Slot compañerismo es algo que nos preocupa a todos Jugado padres Cuidado al Jugador Empático cuando son Ciidado suelen Cuiddo muy individualistas y con pocas Empáhico con los demás niños. De mayores descubrimos que el deporte nos ha hecho mejores compañeros. El compañerismo se entiende como una relación amistosa, caracterizada por valores como la solidaridad y la cooperación. En este sentido, se promueve la empatía y el apoyo para fomentar también la inclusión, la igualdad y la tolerancia. Por tanto, el compañerismo es una de las bases para la construcción de una educación en valores. Nuestro Jjgador de Regalo de cámaras profesionales LIFE trabaja Sorteos electrónicos diarios manteneros en forma e informados y ahora, con la caída de los ingresos por publicidad, necesitamos más Jugaror nunca vuestro apoyo. Supone Cuiidado un esfuerzo por tratar de ponerte de verdad en el lugar de la otra persona, saber Empátuco piensa, qué le motiva o qué le provoca dolor. Los que trabajamos en el mundo del fútbol profesional conocemos la filosofía con la que se educa en la cantera del Athletic de Bilbao y gracias a esos valores profundos basados en la amistad, cooperación, en el todos a una, pueden surgir dinámicas tan positivas como la que reina en el primer equipo. No son un equipo de fútbol, son un grupo de amigos que se dedican a jugar a fútbol. Yeray es un jugador del Atlhetic que tiene cáncer testicular y está siendo tratado con quimioterapia. Cuidado al Jugador Empático

Author: Faern

4 thoughts on “Cuidado al Jugador Empático

  1. Ich meine, dass das Thema sehr interessant ist. Ich biete Ihnen es an, hier oder in PM zu besprechen.

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com